viernes, 16 de enero de 2009

Gracias

Parece que la actividad de nuestro blog ha descendido notablemente. Algunos habrán vuelto a fumar y otros sencillamente no se acordarán de nosotros porque ya no necesitarán ayuda; simple y llanamente no fuman.
Hace muchos meses creamos este espacio, o para ser más exactos La Taberna Fantasma creó este espacio para otras cuatro personas más que decidimos ayudarnos bajo nuestras propias normas.
Yo no sé exactamente cómo habrá sido la experiencia de mis compañeros, puedo hablar de la mía propia y de cómo me ha ayudado sentirme acompañado en este proceso, de cómo he aprendido de los otros a no utilizar excusas y aceptar la idea de que dejar de fumar es algo que empieza en una fecha concreta pero que se hace todos los días.
Yo esperaba, o deseaba convertirme en el mismo que era cuando no fumaba. Claro que entonces tenía veintidós años menos y eso no se arregla ni dejando de fumar, ni con un lifting, ni con nada. Creía que podría ignorar el tabaco y sentirlo como algo que ya no me sucede a mí, que se trataba de aguantar lo suficiente hasta que se pasaran los monos físicos, los monos psíquicos y todos los monos que hubiera que pasar. Aquí, compartiendo las ansiedades y las satisfacciones de la desintoxicación aprendí que cada vez será más fácil renunciar al tabaco pero que siempre seré un adicto que no puede olvidar que volver a fumar es tan sencillo como suspender un momento la conciencia y creer que una calada no importa.
No es lo más esperanzador que se le puede decir a alguien que empieza, pero creo que es una idea que uno debe de ir aceptando si quiere mantenerse.
No fumar un día ya es un éxito, no fumar una semana, o un mes o un año, merece la pena. El daño que uno se hace es muy grande y sea el que sea el tiempo que uno deje de hacerlo vale la pena.
Además de todas las ventajas (cada uno tiene su larga lista) yo tengo que señalar que este proceso, en el que he tenido que observarme reaccionando ante muchas cosas, me ha servido para conocerme mejor a mi mismo, mis limitaciones y mis puntos fuertes. Conocerse mejor no tiene precio.
Y no sería justo no darle las más sinceras gracias a todos los compañeros que me han ayudado y algunos de los cuales se han convertido en amigos personales.
Gracias especialmente a La Taberna Fantasma por su esfuerzo para crear y mantener esta página, y por su ayuda y su amistad. No sé si seguiré el resto de mi vida sin fumar, por lo menos lo estoy intentando, lo que si tengo muy claro es que HOY NO FUMO.

10 comentarios:

La Lola dijo...

Bonito post Berto. Y también le doy las gracias a Tabi, por ser una gran compañera y persona y espero que este sitio se anime un poco ya que se lo merece, porque hay muy buena gente.
Un abrazo

La Taberna Fantasma dijo...

Pues gracias a ti, rey, que aguantas el pendón contra viento y nieve (vaya mesecito que hemos tenido en Madrid). Quiero recordarte que el blog lo abrí yo sencillamente porque se me ocurrió, pero tardó menos de 24 horas en ser un blog colectivo al que todos hemos aportado lo nuestro. Nunca he pretendido animarlo sino disponer de un espacio para escribir lo que me apeteciese sin la censura de nadie y así lo he hecho.

Os noto algo preocupados por el parón de actividad que tenemos, pero tampoco hay que preocuparse por eso. Este es un instrumento que nos sirve para un fin, si no lo usamos será porque ya no nos es útil o porque ya no necesitamos lo mismo que antes, o porque tenemos otros instrumentos, qué sé yo. En fin, que todo menos sentirnos obligados a mantenerlo. Tampoco vamos a estar toda la vida dejando de fumar, ¿no?

Agradezco leer en el post anterior que me hayáis echado de menos. Siento haber desaparecido, pero he tenido un mes muy difícil a todos los niveles y el silencio me ha ayudado a conservar la energía. Cuando parecía que se acababan los problemas se multiplicaron por cinco (y tarariro tarariro). Y no, no he fumado y tampoco he tenido ganas. Tan sólo un día que tenía varias fumadoras en casa me sorprendí cambiándome de sitio de la mesa al sofá y buscando el tabaco para trasladarlo también. Duró una centésima de segundo y me preocupé lo justo, es decir poco, pues he tenido este mes suficientes sucesos y circunstancias estresantes y desagradables como para considerar todo un éxito no haber sentido ni el más mínimo deseo de dar una caladita.

Al leer este post de Berto me he dado cuenta de que sólo me recuerdo sin tabaco en la infancia. Vamos, que no tengo vida adulta a la que regresar antes de comenzar a fumar.

También pienso que tener este lugar y compartirlo con vosotrxs me ha ayudado a normalizarme un poco, pues si no me habría sentido un bicho raro total. Con la de gente que deja de fumar sin tanto rollo, sin dramas, ni depresiones, (Alf, ¿cómo lo llevas?) ni vacíos ni vainas y engordando un par de kilos o ni eso, y yo ahí, dando la nota, con las neuronas matándose entre sí por su dosis de nicotina. En mi entorno 'presencial' no tengo con quién entenderme en este asunto. Mis seres queridos me han apoyado, pero creo que tampoco entienden muy bien todo esto y achacan este proceso a mis neuras sin entender el papel de la abstinencia como desencadenante. El otro día, por ejemplo, una fumadora habitual, que no adicta, pretendía convencerme de que su contrario, adicto en grado superlativo y además fumador outsider, podría dejar de fumar reduciendo el consumo, ya que 'cada persona es distinta'. Subtexto: Tú, querida, no has podido reducir el consumo porque eres débil y no tienes fuerza de voluntad, y por eso te deprimes y esas cosas. Intuyo que así ha quedado la cosa entre mis familiares.

En definitiva, creo que en este tiempo nos hemos ayudado a algo impagable que es adquirir un cierto grado de lucidez a la hora de mirarnos a nosotros mismos, capacidad impagable que se aprende muy lentamente y a costa de muchas hostias o incluso no llega a aprenderse nunca. Es eso que se llama autoconciencia y que a veces desearíamos suspender un rato y poner en off, aunque seguramente ya no es posible. O eso espero.

Tonidecadi dijo...

Venga tabi,vuelve a darle vida a este blog como le diste en su día.
Vuelve a convertirlo en el punto de encuentro que era aunque el tabaco sea ya un factor secundario.
Utiliza tu magía,campeona.

berto dijo...

Estoy con Toni, en realidad nos has tenido con mono de tí y eso si que es cruel.
Dejar de fumar pase... pero NO SIN MI LATIFAH!

La Taberna Fantasma dijo...

Pos me paíce que va a haber que repartir la dinamización, que yo ya no tengo tanto foco en el tabaco y también debo solucionar otros escollos vitales, no puedo estar toda la vida dejando de fumar... Y por cierto, que hace tiempo que el admin de este sitio es Auriga y no servidora... jej... Auri, a fichar! Eso sí, unas cañas, o unos mates, nos los tomamos cuando queráis...

berto dijo...

Pues nada, que todos están escondidos apurando el pitillo, que se huele la chamusquina esa.
Latifah yo me parece que me pongo la bufanda y salgo a dar un paseo, que por lo menos se conoce a gente y yo siempre he creido en la bondad de los desconocidos.

La Taberna Fantasma dijo...

Me parece bien, pero recuerda que la socialización con desconocidos es una muy famosa causa de recaída, así que por bondadosos que sean, si fuman ni te acerques...

isabel dijo...

Hola, no quisiera que desapareciese este blog pues me gustaria registrarme pero no se hacerlo. Me llamo Isabel tengo 42 años, un principio de enfisema pulmonar y dos niñas de 4 y 2 años..., en teoría he dejado de fumar para mi família, pero en el trabajo fumo, al principio el Zintabac me funciono pero poco después encendi el primer cigarrillo que aunque me supo a diablos y me maree no evitó que encendiera el próximo... no se que hacer, ahora la situación és peor porque cuando llego a casa ya no fumo y deseo que mi marido se vaya para encender un cigarrillo. Esta ansiedad me està creando un estado de nervios y tristeza y decepción que no se como superar..Isabel

Lanenuki dijo...

Hola a tod@s!, he entrado hoy casi de casualidad, y al revisar el blog me encuentro con este post...me he sentido aludida, jeje...yo soy una de las q ha desaparecido, pero, la verdad...ya no necesito estar aquí, incluso hablar siempre de lo mismo se me hace muy aburrido.
De la misma manera comprendo q haya gente q lo necesite.

Yo os estaré eternamente agradecida, porq habeis sido decisivos en mi viaje.

Gracias a tod@s, de verdad.

Un gran abrazo.

La Taberna Fantasma dijo...

Hola Lanena, me alegra que lo consiguieras y te entiendo, eso me ocurre a mí ahora, que ya no pienso en el tema tanto ni necesito pasar por aquí como antes. Algunxs habéis salido de la espiral adicta antes que otrxs, entre lxs que me cuento, pero tarde o temprano se consigue y unx puede dedicarse a otras cosas y dejar de pensar en el asunto. Gracias también a ti porque también diste lo tuyo, wapi! Un abrazo!