miércoles, 4 de febrero de 2009

Las cajas de Pandora


Hace años me di cuenta de que era demasiado perfeccionista y eso me impedía afrontar algunas cosas importantes por temor a no hacerlas suficientemente bien, siendo entonces para mí un lastre más que una virtud. Así que me propuse dejar de serlo. No fue rápido ni sencillo pero creo que he mejorado mucho. Hoy por hoy, aún me asalta a veces la tiranía del perfeccionismo pero lo detecto rápido y tomo las riendas, decidiendo racionalmente si lo que estoy haciendo debe ser mejorado o está bien así, o si debo o no afrontar un objetivo que puedo hacer razonablemente bien. A veces me equivoco y a veces no, como casi todo el mundo. Pero el caso es que poco a poco mi perfeccionismo va aprendiendo a permanecer en su jaula. No puedo acabar con él, es cierto, porque soy así y con esto tengo que bailar, pero puedo no hacerle caso cuando me dice cosas como 'no emprendas esto porque no vas a poder hacerlo perfecto'.
Hace años también me di cuenta de que era adicta a la nicotina y de que eso me impedía afrontar algunas cosas importantes además de acortarme la vida y procurarme a medio plazo, muy probablemente, una enfermedad de las que acaban haciéndote desear el suicidio asistido. Después de varios intentos que terminaron en fracaso, al fin he conseguido permanecer más de un año sin fumar. Es cierto que muy de vez en cuando me sorprendo pensando 'me fumaría unas caladitas tan contenta', pero no me cuesta ningún esfuerzo responderme que no, que no es verdad, que no tengo ninguna necesidad ni gana de volver a sentir el humo en los bronquios. Así que tengo al 'mono' más que agazapado, comatoso. Pero vivo, que no se me olvide. No puedo acabar con él, es cierto, porque así soy y con esto tengo que bailar, pero lo tengo enjaulado bajo siete llaves en un cajón de mi armario interior.
Diréis que no es lo mismo un defecto o rasgo de carácter que un trastorno adictivo mortal y es cierto. Pero al cabo se trata igualmente de ordenar el armario. Hay cosas que puedes tirar a la basura y otras que no, que te pongas como te pongas siempre reaparecen estorbando, así que es mejor buscarles una cajita lo más pequeña posible, guardarlas bien dobladitas y mantenerlas ahí, ordenaditas, en su cajón, sin estorbar ni desparramarse por los demás estantes ni influir en el resto de tu vida. Hay que recordar que están ahí y exactamente dónde, pues de lo contrario corremos el riesgo de abrir esos cajones imprudentemente a la voz de '¿qué fue lo que guardé yo en esta caja?' Así pues, queridxs amigxs, me llena de odgullo y satisfadción comunicaros que...
YA NO FUMO
...es decir, que tengo una cajita con un mono comatoso en su interior en el último cajón del armario, fila derecha. Eso significa que ya no necesito tantos instrumentos para dormir al mono, ni teorizo sobre el tema, ni necesito tanta contención. Además, aún tengo muchos cajones imposibles que afrontar. No es que pretenda tener los armarios de La Buena Juanita, pero sí hay algunas cuestiones que puedo solucionar y voy a ponerme a ello.
Respecto al tabaco, estoy convencida de haber dado con el quid de la cuestión, el secreto de la deshabituación para lxs adictxs más empedernidxs - otras personas lo consiguen sin tanta parafernalia - pero ya no siento tanto interés por difundirlo salvo bajo demanda expresa. Me gustaría sacar algunos ratos y colgar mis conclusiones para algunas personas a mi alrededor que se están planteando desengancharse, así que quizá lo haga (y quizá no).
Sobre el aprendizaje, creo que no es mío sino de todxs nosotrxs lxs que hemos participado desde nuestras angustias y energías. Lo que hemos aprendido nos servirá para ordenar cualquier cajón que nos propongamos. Mi participación en el blog viene siendo muy esporádica y acabará por no ser, pues ese es el curso natural del proceso, pero eso no obsta para que siga presente en el mundo de mis e-amigxs, futurxs amigxs, y generosxs maestrxs y compañerxs de fatigas. Nos conocimos por una situación compartida y ahora podemos continuarnos por lo que de amistad haya surgido entre nosotrxs, en este u otros lugares y e-lugares.
Queridxs todxs, Gracias por Todo.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola yo estoy en pleno aprendizaje, llevo desde el domingo a las 14:00 h. sin fumar ni un cigarrillo. Tengo muchíssimas tentaciones pero las voy superando de una en una. Como todo el mundo se piensa que lo he dejado hace tres meses ahora tengo que aguantarme la euforia que siento...espero que dure. Ya veremos. Espero que llegue el dia que pueda hablar com T.Fantasma y ir cerrando otras cajas, pero todo a su tiempo y poco a poco.Como no tengo internet en casa, he tardado en escribiros pués lo hago desde el trabajo. Leeros me anima!!!!Un fuerte abrazo y hasta mañana que espero sea otro dia sin humo. Isabel

Futuro Ex-Fumador dijo...

Me dio muco gusto encontrar un blog colectivo para poder luchar contra el cigarro. Ánimo con el blog por favor. Muchas veces nos falta una ayuda extra aparte de familiares y amigos y que mejor que encontrarla por la red.

josman dijo...

A veces me sorpendo a mi mismo pensando: Caramba, no fumo y ya ni siquiera le doy importancia...y es realmente una de las maravillas que me ocurren hoy en día y que cuando era fumador activo ni siquiera podria atisbar, que el tabaco no estuviera presente DE NINGUNA MANERA en mi vida.

Saludos Taber y mucho ánimo para Isabel y para Futuro ex , que veo que sigue firme hacía la libertad lejos de los malos humos

Gabriela dijo...

A ver Taberna si entendí bien: ¿este blog ahora es de aprender a ordenar roperos?
Tood lo que decís es cierto. Yo estoy entre nueve y diez meses, y la verdad es que ya no siento que el no fumar es un tema. veremos cómo va Isabel, y qué necesita FEF a ver cómo se puede acompañar, y ta, espero que andes por ahí, en la vuelta y productiva, muchacha.

berto dijo...

Pues yo tengo una amiga en casa que fuma y a ratos me apetecece una barbaridad. Y me da rabia porque yo quería enfrentarme a un mundo en el que los otros fumadores no fueran un problema y resulta que eso no está pasando. Y decirle que no fume me cae muy mal porque es como claudicar en mi empeño de normalizar mi relación con los fumadores, pero me parece que yo no merece mucho la pena seguir intentándolo y que tendré que pedirle que por favor tenga la amabilidad de no hacerlo porque me pone las cosas mas difíciles.

Anónimo dijo...

Buenos dias, logre no fumar!!! tres dias sin humo, esta mañana al salir del tren para ir a trabajar me imaginé lo delicioso que resultaría tomar un café con leche acompañado de un cigarrillo..me costó una barbaridad no hacerlo, aún imagino lo bien que me sentaría pero he renunciado porque provocaría el siguiente y el siguiente... perdonar firmo como anónimo porque está màquina me dice contraseña incorrecta todo el tiempo y me pone de los nervios porque se va todo el comentario y la contraseña es la misma que puse el primer dia la verdad es para alterarse. Isabel

La Taberna Fantasma dijo...

Arrea, cuánta gente.

Isabel, hoy jueves cumples cuatro días sin fumar, así que puedes estar bien orgullosa. Tal que un viernes dijiste que volvías a ello y el domingo lo dejaste, ¡valiente, muy bien!

Ese tipo de argumentos que describes así:

...lo delicioso que resultaría tomar un café con leche acompañado de un cigarrillo...

Eso es algo que se te ocurre pensar porque inconscientemente quieres tu dosis de nicotina, y es el tipo de pensamientos que debes aprender a combatir. Quizá sería estupendo un buen café con leche, pero no tendría nada de delicioso acompañarlo con un chupito de alquitrán. Cuando piensas en el tabaco como algo 'delicioso' es francamente muy complicado dejarlo, pero si 'te das cuenta' de que esa visión la tienes porque eres una adicta dispuesta a contarse cualquier milonga con tal de conseguir una caladita, entonces puedes contraargumentar y decirte que el tabaco es un conjunto de sustancias mortíferas de la misma calaña que el cianuro y que consumirlo es tan del género tonto como hacerse una tortilla de amanita faloides. ¿Quieres un placer? Pues pídete un café arábica natural 100%, colombiano o mejicano, a ser posible de cultivo biológico. O un cacao. O vete al campo a pasar el día con tus hijos. Eso es un placer. Fumar es como ser masoquista y darse de latigazos, que hay quien lo disfruta, sí, pero para eso hay que ser masoquista (no te sientas mal, que aquí todos tenemos un pasado masoquista).

Por cierto, las asociaciones como la que has hecho (café-tabaco, alcohol-tabaco, fiesta-tabaco) son a veces tan poderosas que algunas preferimos no tomar café ni alcohol las primeras 2-3 semanas hasta que se pueden desasociar esas parejas de consumos peligrosos con un mínimo de tranquilidad. Otros prefirieron afrontar la desasociación desde el principio.

Como ya sabrás, la dependencia física no dura mucho, entre 2 semanas y un mes, según cada uno. Pero lo más difícil es domar la mente, conseguir que deje de pedir tabaco. Y ahí es donde hay que emplearse a fondo.

En este mes, pues ya sabes, agua fresca, caramelos sin azúcar, zumo de naranja diario, si puedes hacer algún ejercicio (con caminar un rato basta) para soltar estrés... Mil maneras de distraer al mono. Sólo recuerda que puedes hacer cualquier cosa excepto fumar. Ni uno. Ni una calada. Hoy no.

La Taberna Fantasma dijo...

Hola Futuro Ex-fumador. Me di una vuelta por tu blog (vean, vean qué tipo más organizado...!) Te auguro un buen pronóstico..! Yo creo que todas las ayudas son bienvenidas, pero la más valiosa es la del grupo de iguales. Muchas veces no es fácil constituir un grupo en el mundo presencial, así que para eso utilizamos el mundo virtual. A nosotros nos ha funcionado bien y sé de otros grupos que también lo están consiguiendo juntos (haciendo foros, más que blogs). Pero chico, esto es un 'hágase usted su propio espacio', si la participación baja, por el motivo que sea, el blog acaba desapareciendo y es normal. Te digo lo mismo que a Isabel, bienvenido y sírvete tú mismo lo que quieras. Si quieres ser autor, mándame tu mail. Si prefieres sólo comentar, como si estuvieras en tu casa que lo es.

Respecto a algo que decías en tu blog... que el secreto de ddf es 90% Champix y 10% mentalización... chico, yo creo que la ayuda farmacológica es importantísima al principio, pero es necesario además trabajarse psicológicamente al mismo nivel. Ten en cuenta que serás adicto toda la vida, mientras que el medicamento lo tomas un tiempo. ¿Qué pasa luego? ¿Cómo evitar recaer? No hay un tiempo seguro a partir del cual no se recae, y sólo la reestructuración cognitiva te protege de ello. Eso es meter el mono en la caja. Con esto quiero decirte que no pienses que por apoyarte en el Champix lo tienes todo ganado, es cierto que es un apoyo fundamental, pero no subestimes tu capacidad como adicto para conseguir tu dosis... hay que desasociar conductas y desmontar los pensamientos uno por uno, como este que nos traía Isabel.

La Taberna Fantasma dijo...

Al resto de la pandilla le estaba escribiendo a continuación y han venido unas amigas a tomar un cafelillo, así que os mando un abrazo grande y luego os cuento. bsssss

berto dijo...

Pues qué alegría Isabel, esto de ver que sigues con nosotros y que sigues sin fumar. Y bienvenido a Futuro exfumador, ya nos contarás lo del champix, que todo el mundo habla maravillas.
Leeros a los dos me ha ayudado hoy. Llevo tanto tiempo sin fumar que se me olvida el esfuerzo y el compromiso que tuve el principio, esa comezón y ese no saber que hacer con las manos. Digo que me ayuda porque hoy me he acordado del tabaco dos veces, nada comparable a lo vuestro, desde luego, pero uno de esos momentos que ya se han convertido en cotidianos.
Dejar de fumar tiene sus etapas y a veces recuerdo con gracia esos primeros momentos en los que trepaba por las paredes, qué facil resulta todo ahora.
Gracias por venir a compartir vuestra experiencia con nosotros.

La Taberna Fantasma dijo...

Beeeeert, ¿te acuerdas cuando decíamos que el mundo no se para porque nosotros dejemos de fumar? Pues así es, nuestrxs amigxs siguen fumando y nos ponen la misma cara de estáschalaooqué que poníamos nosotrxs cuando alguien nos decía que no fumásemos que era malo. Así es la vida, hermoso. Pero me pregunto por qué te dan ganas de fumar cuando la ves a ella. ¿Qué es lo que se pasa por la cabeza a estas alturas...?

Gabriela dijo...

¡Bien Isabel, bien!
Taberna, me escribí un testamento acá mismo y cuando le di send desapareció de mi vista. Tengo sueo y estoy cansada ¿Te fijarías si anda por ahi por el fregadero? Si no mañana lo reescribo. Ahora solo estas dos cositas:
- Isabel, que no decaiga esa alegría, porque la alegría es muy poderosa. Vas a ver que en unos meses la gente que fuma en los bares afuera porque adentro es prohibido, te va a dar (sin soberbia, eh) como tristecita.
- Berto: ¿es que ella fuma o ella, a secas, lo que te dan ganas de fumar? Te pregunto porque me pasaba con una compañera de trabajo muy odiosa y muy maleducada que me preguntaba ¿qué tienen sus malboros que me dan ganas de fumar mientra que el resto no? Y hace unos días, cuando volví de vacaciones me di cuenta de que ella me crispa y que lo eso me hae suponer que su humo me molesta...Nop. No digo que sea el caso de esta mujer lo de la mala educación ni na. Pero a sí que asocies a esta persona con algo que creés que es el cigarrilo y no es...¿me explico? Me enredé...me voy a dormir.

La Taberna Fantasma dijo...

El fregadero está limpito, querida, me temo...

A veces me pasa como a Josman, cuando me paro a pensar en cómo afrontar los próximos retos vitales, objetivos personales, etc, suelo echar en falta uno de ellos que ha estado en el primer lugar de mi lista durante años: dejar de fumar. Y me parece mentira no tener ya que pensar en ese asunto. Es como si de repente miras al horizonte y no ves la sierra de Gredos, con lo eterna que parecía, fíjate tú...

Berto dijo...

Cómo me gusta este comentario de que es una meta menos.
Gabi, no es que esta amiga, que está viviendo un mes en mi casa me ponga nervioso. De hecho la adoro y está siendo una estancia muy agradable, en parte son esos momentos agradables de charla cuando me dan ganas de fumar, eso y que el humo de los cigarros me sigue oliendo de maravilla, casi como a pan recien hecho (si esto no es una enfermedad que me digan lo que es).
El caso es que no pienso decirle que no fume porque no quiero que se sienta incómoda en mi casa. Yo he dejado de fumar y cuando yo iba a su casa fumaba como un carretero. Y como siempre digo:el día que me vea persiguiendo a los fumadores y presionándolos para que lo dejen me compro un cartón y me lo fumo. Y esto de aceptar que la gente fume es parte de la recuperación porque si mi pareja vuelve a fumar no quiero verme a mi mismo mintiéndome y diciéndome que así es imposible. El que no fumo soy yo.
Al principio, como está ahora Isabel,está muy bien evitar el café y los bares, las copas y todas estas cosas, son ayudas clave para desengancharse pero una vez eso se consigue empieza la reinserción social y aprender a contenerse cuando se te pasa la idea por la cabeza. Hay gente, como Taberna, que es más racional y más serena y les cuesta menos y hay algunos que somos inestables y caprichosos y tenemos algún momento recurrente. Pero vamos, que no tiene que ver con el tabaco, es que yo nací cuando la cuarta casa estaba en Marte y la confluencia Plutón Saturno determinó que mi madre diera a luz a un engendro con tendencia a comerlo y a beberlo todo; y es que soy una especie de piraña adictiva, qué le vamos a hacer.

La Taberna Fantasma dijo...

Berto, ¿tú has escrito esto?

"Hay gente, como Taberna, que es más racional y más serena y les cuesta menos"

Cualquier día me parto de risa pero de verdad...!!!!

Ya no me apetece fumar cuando veo a lxs demás con un cigarrillo en la mano. A pesar de todo, hay gente concreta que me despierta el mono algunas veces. Por ejemplo, una compañera de trabajo que me transmite siempre una sensación muy placentera de equilibrio y de tranquilidad. A veces la veo sentada en un banco junto a la entrada de la oficina, leyendo algún tocho de trabajo y fumándose un cigarro tranquilamente. Ella es mayor que yo, tiene una sonrisa pacífica y un suave acento canario (con mucho tumbao), y es del tipo de personas que dan la sensación de mirar los problemas de frente y diluirlos en el acto sin ruido ni residuo alguno.

Pues esta es la que me da ganas de fumar. Ayer estuve con unas amigas dos de las cuales fuman continuamente y nada, que no me da ni frío ni calor. Pero lo de esta otra compañera... prefiero no encontrármela leyendo y fumando en su banco. Es la viva imagen de la paz interior que yo no tengo.

PD: Gabi, podíamos abrir un "Hoy no comemos", a ver si nos quitamos las lorzas... jajajaja...

Berto dijo...

Creo que lo que me pasa con esta amiga es que me recuerda a mí mismo cuando estaba en su edad y en sus mismas circunstancias y al verla con tanta ilusión contarme las cosas me contagia y me vuelve un poco como era yo entonces, claro y también un poco fumador. Pero he decidido que hoy tampoco me toca, mirando en la bola de cristal he visto que dentro de poco van a descubrir que es sanísimo pero tampoco pienso fumar porque por malo que sea ser abstinente es tan barato y tan cooooooomodoooo. Que ya me lo puede recomendar el médico de cabecera que no pienso hacerle caso.

La Taberna Fantasma dijo...

¿Te acuerdas de esa carraspera vomitante que te entraba después de una noche de juerga? Pues eso que te ahorras...

Auriga dijo...

Ayer tenía tal ataque de nervios que habría fumado. Pero pensé en las absurdas consecuencias que ello me traería. Aun así se mantenía mi ansiedad.

Tomé, pues, medidas contundentes: tiré al gato por la ventana. Mano de santo. Se me quitaron las ganas de fumar y de tener más gatos.

La Taberna Fantasma dijo...

¿Tiraste por la ventana al gato nuevo o a ese pobre animal que te acompaña desde que ya en su más tierna infancia tu tabaquismo le provocó asma, quedando tú, por tanto, moralmente obligado a alimentarlo y cuidarlo hasta el fin de sus días...?

Berto dijo...

Bueno, Auriga, es evidente que tu problema es que te tienes que liberar de tu adicción a los gatos. No sirve de nada tirarlos por la ventana porque son como de goma y tienen siete vidas. Tienes que detenerte y pensar. No necesitas gatos en tu vida, dan alergia, sueltan pelo y arañan cosas. No es cierto que hagan compañía ese es un mito que propagan los adictos de los gatos para justificarse, compañía hacen los instrumentos de latex, los simuladores de succión... Si te quitas de los gatos ya no tendrás que cargar con su comida, ni limpiar sus cacas, ni enganchones en las cortinas. Los gatos no te hacen parecer sexi ni traen suerte a tu hogar. Los gatos son solo unos repelentes felinos que sirven para capturar ratones en las casas viejas pero para nada más.
Fíjate una fecha, búscales una casa de acogida y ármate de valor.
Tú puedes vivir sin gatos!
Hoy no necesitamos gatos!

La Taberna Fantasma dijo...

No te jode, ahora vamos a empezar a criticar a los gatos, cuando todo el mundo sabe que acariciar un gato te hace pensar con más lucidez y aumentar tu concentración, te reduce la ansiedad y aleja de ti el estrés. Además, mi abuelo tuvo gatos hasta que se murió con 98 años de algo totalmente ajeno a los gatos. Esas son ideas de gentuzas biempensantes que quieren imponer una moral única en la que los amantes de los gatos estamos excluidos. Luego vendrán a por los comedores de gominolas, después a por los que usan desodorante roll-on y cuando vengan a por ti ya será demasiado tarde...!

Berto dijo...

No eres tú la que habla. Es tu adicción, tu mente de adicta a los gatos. Estás intentando justificar a Auriga para justificarte a tí misma, pero te haces muy poco favor con eso. Querida, tienes dos gatos, dos gatos nada más y nada menos. Y quieres hacernos pensar que controlas, que te quitan el exxxxxtrexxxxx, que te relajan y que te ayudan a estudiar. Pero lo cierto es que a tus casi sesenta años sigues presentandote a la selectividad y sigues sin sacarla, has estado ingresada tres veces en dos meses por ataques de pánico y sobre todo. Mírate joder, ¡tienes dos gatos!
Tu abuelo murió con 98 años, pero tú eres adoptada y además los gatos de tu abuelo estaban disecados, que no es lo mismo.
Tía, ten valor y afróntalo, tienes dos problemas tus dos gatos y que no quieres afrontar que tienes dos felinos en tu casa sin tener ni una sola sospecha de roedores (lo que en total suman tres problemas).
Yo vivo sin gatos desde hace diez años y te digo que se puede. Hoy tampoco acariciaré a un gato!

Auriga dijo...

El gato ha vuelto con un cabreo de mil pares. La adicción continúa. Que Dios nos pille; a secas, porque confesado estoy siempre.

La Taberna Fantasma dijo...

Lo peor de los ex-gatófilos es que se creen moralmente superiores al resto de los mortales y se empeñan en contagiar su casposa iluminación divina a los que vivimos tranquilos con nuestros mininos sin meternos con nadie. Mira como contra la Banca no dices nada, ¿y acaso no hace mucho más daño el capitalismo que los gatos? Pues ahora van a tener los gatos la culpa de la muerte de Carrero Blanco, no te digo... Por no hablar de la hipocresía social, que mucha fachada y luego los hay que son adictos a los perros sin que se dediquen a la caza ni tengan un rancho que proteger. Pero claro, los perros están bien vistos y los gatos son emisarios de Satanás. Persignémonos todos... Alabaré, alabaré, alabaré...

Berto dijo...

Qué barbaridad, yo no sé si puedo permanecer en un foro que permite a la gente decir cosas como esta. Carrero Blanco llevaba un gato en el coche, era de cambiar las ruedas y eso fue su perdición. Y tú intentas defender lo indefendible, haces apología del satanismo y vuelas en una escoba. Voy a solicitar del REy que instaure de nuevo la Inquisición porque alguien o algo tiene que proteger a esta Santa España de gente como tú que infiltra el mal en las mentes de los niños, ese divino tesoro que es nuestro futuro como patria y como estado libre de creer en Dios o de ser expulsado. Hay otras naciones que ya están perdidas por el calvinismo, el comunismo, la homosexualidad y el travestismo. Vete allí, con ellos y con tus malvados gatos y déjanos a nosotros con nuestros perros que Dios bautizó como el mejor amigo del hombre, claro que tú, en tu paranoia sexista como no dijo del hombre y de la mujer no te sentirás incluida. Alma de alimaña, es lo que tu tienes, la gente como tú ¡al paredón!
Auriga, si el gato vuelve arrójalo de nuevo, así hasta siete veces siete, tantas veces como haga falta, tantas como estrellas hay en el firmamento.
No dejes que esta libertina te engañe, las dejas un poco sueltas y se ponen de patas parriba, pero esto ya toca a su fin. Suenan las campanas de una nueva era... Y no puedo seguir porque viene la enfermera con la inyección y ya me veo otra vez en la celda acolchada. Malditos gatos...

La Taberna Fantasma dijo...

¿Quién eres tú y qué has hecho con Berto...? Snif. Auriga, tú tienes toda la culpa.

Gabriela dijo...

Ohhh! ¡Dios mío! Ahora sí los reconozco.
me vy a leer el artículo nuevo de LaTaberna.