viernes, 29 de agosto de 2008

Knock - knock

¿Hay alguien en casa? ¿Por dónde andan todos?

Bueno…vine a abrir un poco y ventilar, y mañana ya pegaré una repasadita que la casa así vacía y todo, está hecha un asco.
¿Es que nadie vuelve de vacaciones más que yo?
¿Y vos, Berto? ¿Qué hiciste con mi dínamo gigante? Yo acá vendiendo mi cuerpo (en parcelas claro, porque está enorme) para juntar el dinero del envío y vos nada, ni una palabra.
Hasta he tenido que festejar sola mis cuatro meses ¡sola!

Bien. Aunque estoy conciente de estar hablando sola, mientras ventilo el pisito, les cuento que me fui nomás esos días al mar, y que estuvo precioso el viaje. Ni que hubieras estado adivinando, Berto, mis hermanos se quedaron sin fumar los cinco días y todo para no tentarme. Y en ese intento de no tentarme, hablamos muchísimo sobre el tabaco y han decidido dejarlo, finalmente. Muy bien, muy bien.
El no sentarme a fumar frente al mar, no le quitó nada ni al inmenso poder que tiene el mar sobre mí, ni a mí, ni a esa increíble relación que me une a él. No fumar allá fue exactamente como no fumar en ninguna otra parte. Solo una noche después de cena con todos mis primos y varios tragos y mucha algarabía, mmmmmmmmmmm hubo un tirón cortito pero duro. Pero pasó más rápido que volando. ¡Estoy contentísima!

Ahora que he vuelto, y pasados los cuatro meses, quiero encararle al tema del sobrepeso. Estas dos últimas semanas me he sumado unos tres kilos otra vez, y no me siento para nada bien ni física ni moralmente con eso, pero sí me siento por primera vez en condiciones de sumar otra entrada de autocontrol. Y compulsiva que soy, no puedo cuidarme un poquito de las comidas. Tengo que encararle a una dieta rigurosa y a rajatabla. Así que acá tengo a la mano el plan de la nutricionista. Y lo miro, y lo miro. Hasta que junte coraje.

Otro asunto relacionado al tabaco, y este es para que me lo analice Auriga y me destroce, si tiene a bien regresar. Es que soñé que alguien me pasaba un pucho en un fogón, o algo así, y que yo fumaba. Y que me daba tanto pero tanto asco que le decía a una amiga ¿cómo puede fumar la gente?
¡Yo sueño que nunca he fumado! Bien, eso es todo acá en el frente, por ahora. Cierro y mañana vengo con la fregona y unas flores, así que vamos, chicos. Vayan volviendo que se los extraña. Un abrazo.

20 comentarios:

Gabriela dijo...

Ah, no...
¿Qué es esto? ¿Tengo que escribir y comentar sola?
¡Vuelvaannnnnn!
¿O es que todos han recaído y no quieren dar la cara? Lataberna, ¿Te quedaste a vivr en Irlanda?
Esto ya no es gracioso. Les digo.
Como me sentí ya asentada con lod pucho, decidí nomás arrancar la dieta ayer. Voy en mi segundo día de dieta talibana, y me siento muy muy ansiosa. Tuve dos ataques de ganas de fumar en doce horas, todo el tiempo tengo ganas de comerme una pata al mejor estilo Obelix, y acá en la casa solo el cri-cri de los grillos. Así que acá estoy dale que dale al agua de nuevo.
No pensé que yo era tan fuerte para aguantar esto sin sus comentarios. Pero acá estoy....Los espero.

La Taberna Fantasma dijo...

Jeje, nena, volví hoy mismo de esos nortes, ahora que empezaba a entender algo de ese endemoniado acento sin vocales, jejejej, nena guta Irlanda, guta mucho mucho...! Yo también tuve algún ataquillo de esos aunque no muy intensos, y pensé en algo que me ocurría la primera vez que intenté dejar de fumar. Me daba la ansiedad y creía que necesitaba un cigarro, que sólo sería uno, ese mismo, que me calmaría el estrés y me daría paz, y luego ya no necesitaría más y podría seguir dejando de fumar. Hay que ver, con lo lista que yo soy y cómo me dejaba engañar por mí misma, es que cuando me pongo soy tan lista tan lista que ni yo misma me entero...! Caía, fumaba, y ese cigarrillo no me quitaba la ansiedad, porque al terminarse seguía igual de ansiosa y me apetecía otro. En ese momento me aguantaba, pero esa situación tardaba menos de un mes en repetirse y aquí estaba el fracaso. Y en eso he pensado cuando me ha apetecido fumar últimamente. Especialmente mirando al mar, sí lo reconozco, y un día que tuve pelotera conyugal, que ya sabéis que las parejas se divorcian mucho en vacaciones. Dije, esto no me va a calmar, no, va a ser peor. En 10 minutos seguiré ansiosa y me apetecerá otro cigarro, y además me sentiré como el culo por haber picado como una idiota y volverá a comenzar aquel círculo vicioso que me consumía cuando lo dejé. Y Gabi, funcionó...! Respiré hondo y se pasó inmediatamente. Mono, te pillé, eras tú disfrazado...!

Y ha habido mar, y verde, y mucho oír a las piedras y al viento, y a los músicos de los bares, con violín, flauta, bodran... Y yo nada, sin fumar ni un poco y tan feliz, aliviada por no tener que apretujarme en la puerta de los bares cuando llovía. ¿Sabes cuánto cuesta cualquier cajetilla de tabaco en una máquina de un bar irlandés? La friolera de 7,60 euros...! Más de 10 dólares..! Imaginas cómo me sentía al verlo? Te lo digo yo: LIBRE...!!! Pensaba, menos maaaaaal, me estoy ahorrando más de 15 dólares diarios! Jejejeje! Por otra parte me sentía mu gorda y mu fea (snif), pero me daba cuenta de que me había quitado el principal problema de encima y que partir de aquí, cualquier cosa que quiera o necesite es posible. Aynssss... Mañana planificaré mi dieta también y el lunes iré a trabajar con mi taper y mis playeras para volver a casa caminando, que no tengo ganas de hacer aerobic con estas lorzas. Pero no me pases hambre, eh? Que eso no adelgaza nada y además crea ansiedad. Come como mínimo cinco veces al día separadas por un mínimo de dos horas o dos y media. Ya hablaremos, Gabi, pero puedes hacer una dieta exitosa y no quedarte con hambre, no es un mito. En fin, chic@ssssss, me enrollo como siempre, pero tengo ganas de preguntaros y contaros muchas cosas. Mañana más, que ahora es tarde. No tenía ninguna gana de volver, pero sí de veros de nuevo... jeje

La Taberna Fantasma dijo...

Eh, y muchas felicidades a los cumplemeseros...!! Lamento mucho que hayas estado solita para celebrar el tuyo, Gabi, pero a veces los logros importantes no llevan redoble de tambores ni trompetas ni nada así... Espero que aunque fuera en la intimidad y el silencio lo saboreases bien, pues los meses que llevas son los más difíciles y ya no merece la pena tirarlos por la borda. Tendrás aún ganas de echar algún pucho, pero respira y cágate en las ganas, reina, que ya no podemos, no podemos!

Gabriela dijo...

Ah, pero qué alegría que volviste, Lataberna.
Me alegra que hayas pasado lindo, aunque a mí, que no conozco más que en pelis, Irlanda se me presenta siempre gris y lluvioso, bastante melancólico para ir de fiesta. Y más me alegra que hayas pasado sin fumar y sin estar condicionada por eso. Para mí, aunque no han sido mis vacaciones anuales, este viaje me puso de frente al hecho de que trabajar mucho y ocuparme de los conflictos y stres cotidianos son menos peligrosos para mí que los ratos de ocio y tranquilidad. Hace ya tiempo que ustedes aquí me habían hecho notar que tengo bien asociados el placer y el tabaco, pero ahora quedó claramente al descubierto. Y no es que me persiga. Al fin los tironcitos duran lo que duran. Pero es una pena, la verdad, esta sensación de tner que arruinar mis momentos plácidos por estar con la guardia altísima.
Por lo demás, Tabi, no paso hambre. Para nada. La dieta contempla sí o sí cinco comidas diarias que para nada son de hambre. Es curioso que en realidad es solo orden y un poco de criterio con lo que nos llevamos a la boca. Sin embargo noto dos cosas en mí: una gran vocación por el desorden por un lado, y algo que quería compartir con ustedes porque sí me preocupa de verdad.
Cuando decidií dejar el cigarrillo di por sentado que me iba a ganar unos kilos, y entre lo que intuía y lo que leía confirmando, me pareció que dejar el veneno bien valía subir esos kilos que después se bajan. Par mi sorpresa, los dos primeros meses a fuerza de tomar agua y caminar mucho, como loca, no aumenté. El tercer mes, empecé a comer más, y a pensar más seguido en "total si subo ya bajaré" perdiendo de vista que ya no estaba priorizando el dejar de fumar sino que le estaba dandorienda suelta a un nuevo descontrol. Y ahi fue que entré en una lógica que no me gustó. Comer mucho, en mucha cantidad, era una especie de venganza. Y no hay que ser un genio para darse cuenta de que la única perjudicada con esa venganza soy yo. Entonces, viendome fea fea fea, odiándome por el sobrepeso y al mismo tiempo disfrutando un poco insanamente del atracón, me prometía empezar la dieta el lunes, en ese mecanismo que ya todos conocemos bien. Ta.Ahora reflexionés sobre esto. Ahora leí todo lo que pude sobre esto. Y comencé un plan serio, y con esa dosis de talibanismo que yo necesito para hacer cosas buenas por mí. Pero me quedo pensando si a ustedes les pasa, y si no es la comida, con qué puede ser que nos pase que reemplacemos un modo de hacernos daño por otro.
Anoche salí con amigos a festejar un cumpleaños en un restorán riquísimo de por acá. Y fui tranquila porque me sentí segura de no tentarme y de hecho respeté mi dieta pulcramente. Tarde de noche llegué a casa y aunque tenía mucho sueño y estaba cansada, tuve tiempo de agitarme un poco y caminar por la casa sintiendo que sin un cigarrillito, sin una buena comilona y sin un vinito, al día le faltaba algo para terminarse.
Tomé agua. Prendí la tele. Me acosté y me dormí.

La Taberna Fantasma dijo...

Pues yo creo que al final acabamos cambiando de muleta o usando la comida como antidepresivo, como mecanismo de consuelo y compensación. No fumo, estoy deprimida, tengo estrés, encima me siento gorda y fea, qué pena me doy, dios mío, así que encima no me voy a comer esta cosa tan rica? A tomar por saco, que la vida son dos días. Y ala, al prozac-chocolate.
Al final siempre llego a lo mismo, tengo la vida mal enfocada por otros motivos y cada cual tendrá los suyos. La mala autogestión genera desánimo, o estrés, o necesidades de compensación, o de cariño, o irritación... y aquí cada uno usamos nuestra muleta para sobrevivir, tabaco, alcohol, comida... o bien desarrollamos algún tipo de obsesión, por la limpieza, por la perfección o por maría santísima, cada uno con su rollo. La manera en que he aprendido a enfocar el tabaco me ha ayudado también a entender mi relación con la comida y con otros factores, y al final concluyo que la única solución es ir al origen de todo, al porqué del estrés o de la necesidad de apoyar el placer en otra cosa ajena... Y esto es salirse del estricto foco del tabaco para replantearse a una misma globalmente. Habrá quien diga que estoy fatal de la cabeza, que una cosa es dejar de fumar porque es muy malo y otra distinta es que se te aparezca la virgen por este asunto. Pues siéntolo mucho pero así es como yo lo veo. Cuando escarbo un poco me doy cuenta de que el tabaco está en una relación directa con el resto global de mi persona. Podemos tomárnoslo a la tremenda o aprovechar la coyuntura para darnos un repasito y quedarnos sanas, flacas, tranquilas y mucho más conscientes y capaces de vivir intensamente por nosotras mismas. Gabi, nena, nos vamos a quedar que no nos vamos a conocer ni nosotras.

Berto dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con Latifah en esa relación del tabaquismo y el resto de la personalidad. Por supuesto que no se puede generalizar y que cada caso es único pero entiendo también lo que dice Gabi, que su problema es que es desordenada y compulsiva. Yo tengo tendencia a adelgazar y en cuanto me descuido me quedo como un esqueleto, me deprimo y empiezo un círculo de conductas autodestructivas. Dice Gabi que ella necesita una dieta porque es incapaz de controlarse en las comidas normales. Yo he tenido que dejar de beber totalmente porque no podía tomarme una cerveza y sólo una.
Esto de dejar de fumar, para mí, está fomentando hábitos saludables, enfrentándome a cosas que sé que hago mal y que un día por otro andaba evitando mirar de frente.
No sé si es que he dejado de fumar porque estoy en un proceso de reforma de mi personalidad o si es que ya me he cansado de tener que afrontar las consecuencias de no mirar a la cara a mis problemas. El caso es aunque cinco meses más tarde sigo teniendo tirones pero tengo que decir que en estos meses las satisfacciones que me ha proporcionado dejar de fumar son infinitamente mayores que las que el tabaco me proporcionó los cinco últimos meses de adicción.
He escuchado varias veces a amigas contarme seriamente que han vuelto a fumar porque habían engordado mucho. Me lo han dicho de todo corazón, creyendo de verdad que ellas tienen la desgracia de no poder dejar de fumar. Yo me pregunto si la parte oscura de su adicción no las habrá empujado a comer como autocastigo, si el bicho, el mono o la drogadicta que llevan dentro no las habrá puesto como focas para tener una excusa perfecta. Vivimos en un mundo que no aceptará bien el tabaco pero la obesidad femenina menos aún. Una mujer en esta sociedad puede ser lo que quiera menos gorda y vieja. Y no me lo invento yo, estas amigas me dijeron que varios meses después de dejar de fumar se pusieron como focas y que como comprenderás el cáncer es algo a largo plazo... Yo esto lo entiendo como antes muerta que gorda.
No creo que dejar de fumar sin controlar el peso sea algo que a la larga tenga demasiadas esperanzas de mantenerse. Hay que dejar de fumar y hay que tener control de lo que se come. Hay que ser respetuoso con el propio organismo.

Lanya dijo...

Pues si berto, tienes toda la razón, pero.... es que la comida es tan rica y tan apetecible.... ainsss....
Yo he aparcado temporalmente mi dieta... ejem... en realidad nunca me plantee hacer dieta estricta, más bien controlaba lo que comía evitando aquello que engorda una barbaridad y sustituyéndolo por cosas más ligeritas... me da que este matiz empeora aun mi anuncio :|
Retomaré el buen camino, aunque sólo sea porque me arrepentiré de haberlo abandonado, pero por el momento ya tengo bastantes razones para frustrarme y cabrearme sin necesidad de añadir más.
Sigo sin fumar, y no por falta de ganas, así que al menos si me apetece cenar un bocadillo pues bocadillo que cae, y ya habrá tiempo de volver al pollo a la plancha con lechuguita.

La Taberna Fantasma dijo...

Lanya, qué bien...! Has conseguido pasar el trance sin fumar...! Me siento orgullosísima de tod@s nosotr@s..! Aprovecha tú que estás estupenda y puedes comerte esas cosillas sin complejos. Servidora lleva 18 horas a dieta y de momento no he recaído, jejejeje...

Auriga dijo...

Creo que lo ha dicho Berto: antes muerta que gorda. Es el "datisdecuestion" de todo este asunto.

Gabriela dijo...

Auriga, qué gusto.

Es absolutamente cierto, conozco casos muy cercanos, que algunas mujeres eligen cáncer que obesidad. Ahora bien, Lanya, lo que me hizo sonar la alarma no fue mi decisión de ir primero por el tabaco y después por los kilos porque no se puede con todo al mismo tiempo, y porque está bien un mimo compensatorio. Lo que me hizo sonar la alarma fue descubrirme en una serie de desbordes acerca de las comidas, y el sentirme de un momento a otro profundamente molesta y dolida con mi aspecto y con mi sensación de pesadez física. Comer en exceso, o más que en exceso cosas que son definitivamente dañinas, no era parte de la decisión de ser menos exigente conmigo, de ir de a poco, sino que comer se había convertido en una manera de agresión también, sabiendo que después se me notaban los kilos, que eso me hace sentir horrible. Por eso digo que había un cierto morbo en el momento de no parar. Recuerdo hace un tiempo, haberle dicho en el otro foro, que yo era capaz de dejar pasar una rueda de canapés en las reuniones, y de un mes a esta parte, no recuerdo haberlo hecho. Y no sólo eso, empecé a comer dulces, que antes no consumía.

Hay algo que es cierto para mí y es que haber dejado de fumar me empodera. Yo tengo para mí que si he sido capaz de dejar de fumar, soy capaz de muchas cosas que no me imaginé nunca y eso me alienta no solo en los hábitos saludables, sino en general. Pero también creo que no es tan lineal como aparece, y que a veces hacemos mecanismos muy jodidos. Y si a eso sumamos las distorsiones externas que menciona Berto acerca de la imagen de las mujeres, ni qué decir

Me dio risa cuando leí a la Tabi decir que “una cosa es dejar de fumar y otra que se te aparezca la virgen” porque casualmente yo empecé esta dieta diciendo a unos amigos: “desde que no fumo me siento Gandhi. Mejor, más buena, capaz de auto controlarme y ayunar”. Y la verdad es que ni tanto ni tan poco, entre darse cuenta de que uno puede, una cantidad de cosas que van encadenándose entre sí en tanto que calidad de vida y nos obligan a ver (y como dice Berto decidir si afrontar o no) se genera una especie de mini círculo virtuoso que no puede dar malo.
Lo que sí quería rescatar es que hay una especie de ingenuidad que nos pone en riesgo, y es olvidarse por momentos de nuestra mitad oscura. La mitad fumadora es sólo una presentación, al parecer, entre muchas.

Buscando información sobre obesidad, encontré este sitio que me aportó bastante por lo simple. Como no sé mucho de nutrición y esas cosas, te pido Tabi que te fijes para poder recomendarlo a las personas que aumentaron de peso o tienen miedo de hacerlo si dejan el tabaco.
La dirección es: www.juntadeandalucia.es/servicioandaluzdesalud/valme/unclydi/principal.php

Gabriela dijo...

Me olvidaba. Es que también me pareció bueno el sitio y el tema de la alimentación para personas a las que les pasa todo lo contrario como Berto que baja demasiado de peso, o para Auriga mismo. No es pa adelgazar, es para comer bien, digamos.

Lanya dijo...

Te entiendo perfectamente Gabi, yo también he cambiado respecto a la comida, antes por ejemplo había muchas noches en las que no tenía hambre, ahora la palabra hambre se queda en pura anécdota (snif), vamos, que llega la noche y me comería un jabali... entre pan y pan a ser posible (snif snif snif).
Mi problemas es que además tengo la sensación de estar perdiendo la fuerza de voluntad poco a poco... ejem... lo de poco a poco es por no dramatizar demasiado... (snif).
Quizá me estoy autoengañando, pero creo que ha llegado el momento de poner los pies en la tierra y darme cuenta de que por mucho que quiera no puedo con todo, así que lo menos malo es priorizar objetivos, teniendo en cuenta que por desgracia hay cosas que no dependen de mi y que tengo que asumir me guste o no, con lo que lo de controlar mi dieta se ha caído al fondo de la lista.
Esto dicho así queda muy bien, bueno, no se si queda bien o no, pero al menos yo lo leo y me sonaría hasta sensato... digo me sonaría porque esta misma mañana al vestirme, me he mirado al espejo (maldito trasto del demonio) y se me ha caído el alma a los pies, lo que quiere decir que una cosa es creer que tengo las ideas claras y otra que las tenga claras (snif).

La Taberna Fantasma dijo...

A ver, por partes, que me suscita muchas ideas este asunto...

Gabi, el link que pones me parece estupendo, como no podía ser menos puesto que es la página de un hospital y yo soy de la rama del Derecho, así que de nutrición sé lo justo para aconsejarme a mí misma y a quien se atreva a hacerme caso por su cuenta y riesgo... Te lo cambio por este otro link que consulto yo de vez en cuando y que es la dieta que practico últimamente http://www.fisterra.com/material/dietetica/DietaEquilibrada.asp

Es la dieta por intercambios, que aprendí en este libro.
http://www.tirant.com/libreria/detalle?articulo=8497341880

Yo le añado algún elemento disociatorio como separar fruta y yogures de las comidas principales y consumirlos solos en almuerzo y merienda. (En el desayuno me permito alguna licencia siempre que sea un día laborable. Por ejemplo: Zumo de naranja, café con leche y barrita integral con aceite de oliva). Por último, no como alimentos ricos en carbohidratos (harinas, arroz, patata, pasta, pan...) después de la comida del mediodía. Estos y otros sistemas los aprendí de una nutricionista que me enseñó a adelgazar efectiva y sanamente.

Esta es MI opción, que tengo unas analíticas impecables, y la hago bajo mi responsabilidad. Pero recomiendo una consulta en el centro médico antes de comenzar cualquier dieta sistemática.

(Creo que voy a copiar este comentario en el Towanda...)

La autora del libro que os reseño también habla especialmente de la relación psicológica con la comida y la señala como una de las causas principales de obesidad, pues no somos pocas las personas, especialmente mujeres, que sabemos perfectamente cómo comer bien y aún así "no tenemos fuerza de voluntad". No es verdad, Lanya, sí que la tenemos, llevamos mucho tiempo sin fumar, así que la tenemos, por supuesto. La cuestión es que la ansiedad, el estrés, la frustración o la baja autoestima, nos hacen perder el foco y autoengañarnos igual que el bicho del tabaco. Una vez Mafi me hizo caer en la cuenta (por cierto, dónde estás, Mafi?) de cómo opera este mecanismo cuando nos da el ansia de comer y "nuestra voluntad" no funciona. Ese ansia nunca se calma con lechuga o berros, sino con pasta con queso, bizcocho con nata o helado de chocolate. ¿Por qué? Porque con ese tipo de carbohidratos y glúcidos altamente calóricos nos suben el ánimo y establecemos una relación cuasi-emocional con ellos, pues nos aportan (o eso creemos) algo parecido a los recuerdos del pastel de la abuela o el guiso de mamá, calor, seguridad, el olor de la infancia... en definitiva, cariño, como siempre. Yo últimamente, cada vez que veo una pizza industrial y me lanzo a por ella aún sabiendo que es una acción de terrorismo dietético, me planteo qué tipo de necesidad última estoy satisfaciendo en realidad. Y oye, parece que no pero poco a poco me va funcionando. Para empezar, cuando me apetece saltarme la dieta pienso... ¿me la voy a saltar para comerme unas patatas fritas en un bar, llenas de colesterol y aceite de girasol? Ah, no, si me la salto es para darme el capricho de un buen pescadito con un buen vino como dios manda y un buen quesito, así que me voy reservando para cosas auténticamente placenteras y no voluntos de esos que luego te saben a culpabilidad total pa na, pa unas tristes patatas malfritas.

Pero Gabi ha dicho algo muy importante que yo también siento, que dejar de fumar nos "empodera", espléndida palabra que el castellano debe a América, como tantas otras. Así es, Gabi, yo a veces tengo la sensación de ser capaz de cualquier cosa si he podido dejar de fumar, hasta de quitarme mis 14 kilos, recorrerme el mundo en bicicleta y hacer cumbre en el Annapurna. Es la constatación y la vivencia de ser nuestras propias dueñas, que no es lo mismo saberlo que vivirlo. Es la devolución del centro de nuestro mundo a nuestro propio centro, para hacer de él lo que queramos.

Lanya dijo...

Esto me recuerda a algo que dice un compañero de trabajo, mantiene la teoría de que la gente que deja de fumar no es de fiar, porque si han sido capaces de dejar de fumar ¡¡¡de qué no serán capaces!!!
Pues sí Tabi, sí, si razón no te falta –por cierto, un besazo guapetona, anda que no has disfrutado por tierras norteñas, ¿eh? ;) – si he sido... perdón... si estoy siendo capaz de dejar de fumar más fácil aun me debería resultar cenar pechuguita de pollo con una rica ensalada de tomate y lechuga en lugar de un par de huevos fritos con patatas fritas, por poner un ejemplo. Ese es el problema, no es “he sido” sino “estoy siendo”... ahí nos duele compañera.
Y es que está por ver que yo sea capaz de dejar de fumar, hasta el momento sabemos que he sido capaz de no fumar durante poco más de 4 meses, ¡qué no es poco!, pero ni de lejos podemos asegurar que he dejado de fumar. Porque otra cosa que también sabemos es que si mañana hago la gilipollez de fumarme un cigarro es más que probable que en 4 días esté de nuevo fumándome una cajetilla y pico, y entonces eso de “Lanya es capaz de lo que sea” tendríamos que aparcarlo al ladito de mi intención de hacer dieta y de mi capacidad de sintetizar al escribir comentarios.
En estos 4 meses he aprendido bastantes cosas de mi misma, es cierto que una de ellas es que tengo más fuerza de voluntad de lo que yo creía, pero también he aprendido que no conviene abusar de la fuerza de voluntad, porque no es ni infinita ni eterna.
Lo que más me preocupa es que esta teoría mía de centrarme en no recaer en el tabaco y cuando eso esté superado ya me ocuparé de otras cosas está muy bien en principio, pero si realmente fuera cierto, pero claro, si sólo me la creo a ratos y cuando me conviene pues no. Por la noche a la hora de cenar lo tengo clarísimo, amos, amos, lo importante es lo importante, que al fin y al cabo tampoco estoy tan tan tan gorda... pero luego en el probador de la tienda resulta que estoy como una ballena y parece mentira que tenga tan poco sentido común con lo poco que cuesta comer como es debido y no hacer el idiota, eso si, mañana empiezan las fiestas y hay que ser realistas, bastante me va a costar ir de casetas sin sacar el cigarrito como para encima ir a agua mientras el resto van de pincho y caña, además, que tampoco estoy tan tan tan gorda.................................. como me odio a veces, snif snif snif.
En fin, que lo que quiero decir es que es verdad que está muy bien lo que he conseguido hasta el momento, pero soy tan capaz de eso como de lo contrario, y no se si conviene probar si soy capaz de llegar a los 5 meses y además hacerlo con un tipazo impresionante y además y además y además.... porque a lo mejor llegamos a la conclusión de que no soy capaz, y en ese momento será tarde.

La Taberna Fantasma dijo...

Que sí, Lanya, que podemos, que yo el año que viene me vuelvo a Irlanda pero en bici (que también podría ir ahora, pero si me caigo de la bici con estas lorzas la ostia es más morrocotuda...) Y sabiendo lo que sé de mi forma física, a ver quién es la guapa que vuelve a fumar con este proyecto por delante...

Lanya dijo...

Tabi, no lo hagas ¡¡¡por Dios!!! ¡¡¡¡¡¡que te ahogas!!!!!!, que aunque no fumes no vas a aguantar tanto tiempo bajo el agua, que te nos ahogas seguro.... además, en bici.... ¿cuanto se tardaría en bici?.... ¿tú que vacaciones esperas tener el año que viene?.... ¿quien te ha dicho a ti que te vamos a permitir ausentarte de nuestra casita tanto tiempo?.... si es que les das la mano y se toman la bici sin más..... hombre por Dios.

La Taberna Fantasma dijo...

El año que viene ya me habrá tocado el euromillón y no tendré que volver nunca más pero de nunca más... jejejejejejej... Me estoy trincando unos espaguetti integrales con ensalada, pa que veáis que aún no recaigo...

CLJ dijo...

Ahora el kitokilos está aquí?????????, bueno allá va. Ahora he conseguido perder 3 kilazos, haciendo el régimen que me dió el médico antaño y llevo 3 semanas y media (¿no está mal eh?), pero claro todavía me quedan otros 10 por peder, que no es moco de pavo. Quien quiera que se la pase, que me de el mail y os la envío tan agustito. Aviso, las 2 primeras semanas son un poco monotonas, pero también tengo que decir que comes de todo. Un besito

La Taberna Fantasma dijo...

Mira esta, 3 semanas 3 kilazos, y luego dice que no tiene fuerza de voluntad... Lanya, trae la chancleta! CLJ, eso de minimizar los éxitos es un típico error que también cometemos con el tabaco, cosa que le acaba de pasar a Lanya.

CLJ: "He perdido 3, pero aún me quedan 10, así que no tengo razones para pensar que tengo fuerza de voluntad."

Lanya: "Llevo 4 meses sin fumar, sí, pero eso no es un éxito, porque puedo volver a fumar en cualquier momento."

Vaya dos, aynssss..! Que sí, que sabemos que hay que continuar, pero cuando los esfuerzos son tan a largo plazo son como una carrera de fondo, hay que fraccionar los logros y reconocérnoslos y darnos la enhorabuena y decirnos que somos unas cracks y que si hemos podido con eso, alcalde, lo que nos eches. Si has perdido tres, venga, a por el cuarto, no pienses en si te quedan 10 ó 25, y con el tabaco igual... cuál es la consigna?? HOY no fumo, y cada día sin fumar es un exitazo por el que nos merecemos un autobesote.

Por otro lado, os cuento que tenemos un google docs en la dirección de administración, así que si queréis compartir documentos puedo crear una ventanita a ese espacio en el propio blog al que podríais entrar con vuestras claves. Si queréis compartir cosas como esta enviádmelas y la cuelgo. L@s que nos leéis y no tenéis claves podéis registraros o bien pedir un docu concreto y os lo envío inmediately.

Otra cosa. ¿Alguien ha visto a Lanena? ¿Será que ha fumado??? Nenaaaaaa....! A fichar...!

Lanya dijo...

AAAAAAaaaaamos a ver, que no me quito mérito, sólo intento poner las zarpitas en la tierra.
Las primeras semanas pasé por esa fase de alegrías y celebraciones, y es verdad que fijarte en los logros (la primera semana, el primer mes, etc etc) te anima a seguir y a superar los malos ratos, pero las últimas 4 o 5 semanas han sido duras, he vuelto a tener ese runrun del tabaco en la cabeza casi de forma constante, se me pasa por la cabeza eso de "uno sólo" una media de 4 o 5 veces al día, veo a alguien fumando y me da "envidia", etc etc etc, vamos, que no ando yo muy fina, por eso creo que debo retomar esto de dejar de fumar muy seriamente y no prestar atención a otros problemillas.
Lo malo es que hay otros problemillas a los que no me queda más remedio que prestarle atención así que al menos lo de la dieta creo que es mejor apartarlo... lo que me gustaría es poder apartarlo de verdad, vamos, que fuera verdad no me preocupa meter kilos....... snif...... pero me preocupa, esa es la triste verdad, bueno, no, ¡me jode! ya puestos a ser realistas seámoslo de verdad jeje