viernes, 25 de julio de 2008

Towandaaaaa

Pues sí, queridísimas compañeras, ardua y tortuosa es la senda que conduce al autodominio y a la plenitud personal peeeeeeeero tenemos ya un gran trecho recorrido, pues acordaos de aquellos días en que decíamos este es el último pitillo y que si quieres arroz, Catalina, que no, que era el penúltimo, que no, que el antepenúltimo, y así hasta que llorábamos de la impotencia y de pobrecitas nosotras qué lástima madre, y para consolarnos nos fumábamos un paquete enterito de golpe porque total de perdidas al río y no éramos capaces de imaginarnos sin un cigarrillo en la mano y entonces, tras la séptima luna en Saturno después de la segunda recaída… un día sucedió que... conseguimos no fumarnos aquel primer no cigarrillo y nos sentimos raras, sí, pero resistimos la ansiedad de no fumarnos el segundo, y después lo mismo ocurrió con el tercero… Lentos pero aplastantes como los elefantes y largos como un día sin tabaco (esto es ello) fueron pasando los días y las noches. Hasta que un día al besar a nuestra pareja (o a quien cada quien estimase oportuno)nos dimos cuenta de que él o ella sabían a tabacazo cosa mala, asunto del que jamás nos habíamos percatado, por qué sería. A pesar de todo esa mañana se anunciaba una jornada soleada y calurosa de la tan ansiada primavera y aquí es cuando pensamos inocentemente voy a sacar los vaqueros del año pasado que me sentaban tan divinos con aquel niqui azul del escote vertiginosoooo…

Y hasta ahí puedo leer, queridas mías, porque lo que a continuación devino, de todas es sabido, fue el llanto y el crujir de dientes y la inconsolable soledad de la fumadora no practicante cuando mira al cielo y grita… ¿¿¿quién me ha robao el mes de abril y me ha dejao en su lugar estos diez kilos….??? ¡Como lo agarre lo revieeento! Y más de una jura en arameo y llama a Satanás y ofrece diabólico pacto a cambio de los añorados y prietos muslos de antaño. Satanás, por supuesto, se vende en los estancos y está a nuestra disposición, queridas, pero nos exigirá a cambio el cuerpo y el alma y nos pondrá los dientes amarillos y los gargajos verdes, así que el tabaco no es una opción y como dijo nuestro insigne prócer “Sayonara, baby”. Y se acabó la tontería, hasta aquí han llegado los lamentos. Despedid a las plañideras y abrid las ventanas, que ya está bien de comer por pena y por ansiedad y por pobrecitas de nosotras qué lástima madre, pues ya que no podemos fumar, engullimos… Queridas mías, ha llegado… ¡¡¡….TOWANDAAAAAAAA…..!!! Desempolvad las bicis y sacad las playeras que ya nos estamos viniendo arriba, hop, hop, hop…!! Adelgazaremos hasta quedarnos como auténticas diosas del Olimpo y seguiremos sin fumar pase lo que pase y pese a quien pese. Ooouuuuaaarrrrggggg... yes, baby…

Nota de la A.: En esta entrada hemos utilizado el femenino para jorobar en la mayor medida posible a nuestros nunca suficientemente honrados Auriga y Berto (véase debate sobre sexismo lingüístico en entrada correspondiente), pero lo usamos en sentido genérico e inclusivo del género masculino acorde con los nuevos tiempos que más que correr vuelan. También lo hacemos porque nos jode, sí, nos jode, por qué no admitirlo, amigas, que ellos mantengan su apolínea figura mientras servidora piensa muy seriamente en comprarse un burka para ir a la playa estas vacaciones.
[+/-]Leer Más...

29 comentarios:

Mafi dijo...

Yo con el burka no respiro así que me he pasado al traje de neopreno que te ajusta todas las lorzas y favorece una barbaridad. Claro que despúes de un rato te corta la respiración pero en fin, para estar bella hay que sufrir y oye, ELLOS a veces también meten tripa y no pueden ni respirar.

Gran artículo.

Para trabajar en equipo ya sería la bomba que las "towanderas" (no, Auri, lavanderas no) nos pusiéramos de acuerdo para comer lo mismo en los diferentes rincones de este bonito país en crisis que tenemos. O sea, hacer pequeñas listas de alimentos prohibidos (seamos realistas, si la lista es larga la cumple Rita la Cantaora) y seguir un menú más o menos parecido.

Por si alguien se anima, hago la primera propuesta: Esta semana "no vale" (queda prohibido suena radical) comer harinas. Ningún tipo de harina, ya sea pan, pasta o en dulces. ¿Difícil? Sí. ¿Imposible? Nada es imposible.

¡¡¡¡TOWAAANDAAAAAA!!!!!

(¿Y qué desayuno Mafi? .... parece que oigo ... pues: yogur, fruta, cereales y si es domingo, huevos revueltos con jamón ..... no está mal, ¿no?)

La Taberna Fantasma dijo...

Mari, reina, ¿de qué son los cereales...? ¿De cemento armao?
Bueno, no lo entiendo bien, pero me apunto. Esta mañana me he pesado, pero como no era capaz de mirar a la cara a la báscula, le he pedido a mi santo que lo hiciera por mí, que mirase él, que lo apuntase en un cuaderno y que la semana que viene me diga si he perdido y cuánto. Como el pobre es un bendito allá que ha ido a seguir mis instrucciones sin rechistar y sin aspavientos. A esto hemos llegado, nena, ganas me dan de morirme. Pero claro, no voy a morirme ahora que he dejado de fumar, ¿no? Sería una incongruencia. Así que pa´rriba...!

Mafi dijo...

¿Oiga? ¿Es a mí? ¿qué problema tienes con los cereales?

Lo que digo es que hay gente que necesita desayunar pan y en realidad, hay más opciones. Es cuestión de acostumbrarse.

La primera semana no hay que comer harinas ...... y a ver qué pasa.

Gabriela dijo...

Hola, Mafi, Lataberna, todas las futuras diosas exfumadoras y esculturales: ¿cuándo empieza la primera semana? ¿sólo dejamos las harinas? Ando buscando un traductor español cordobés, porque genéricamente comprendo, pero los platos en sí, sólo lo que no debía: las puntitas de espáragos con crema de nosequé. Yogur y cereales, también. Lo demás, chino, miren. Pero las sigo, las sigo con "no fumamos ni comemos harinas". Y espero que no nos convirtamos en niñas buenas por esto Tabi, que toda una vida cultivando la guarrada para ahora ser unas ladies, mmmm me da cosita.
Un abrazo para todos. G

Mafi dijo...

Pues como el lunes no se deben comenzar dietas yo voto por empezar este próximo domingo. A quien pruebe pan o pasta o bizcocho o salsa hecha con harina, le doy lanzo un chancletazo.

Auriga dijo...

Yo voto porque os paséis cuarenta días y cuarentan noches a pan de centeno y agüita del río. Se os quitará las ganas de todo, condición imprescindible en una diosa que se precie.

Mafi dijo...

¿No he dicho que nada de pan? Si acaso solo agua, vale.

La Bruja Circe dijo...

No seáis tontas y haceos brujas, que es mucho más divertido que diosa, siempre a los pies del pendón de Zeus. Si yo os contara...

Casandra dijo...

Veo un horizonte lleno de orina con olor a espárrago podrido. La quinta noche del día doce, cuando la gallina aúlle con voz de hombre, la mujer que perdió su peso en tocino lo ha de ganar en oro.

La Taberna Fantasma dijo...

Casandra, nena, ahora entiendo por qué no te creía nadie...

La Bruja Circe dijo...

Yo doy fe de que tampoco la invitaba nadie a comer.

Auriga dijo...

a la Casandra esta (que me huelo quién es) la podríamos contratar para que haga una visita a los que les entren ganas de fumar, para quitárselas. Las de fumar, las de comer y las de respirar.

Gabriela dijo...

Auriga, ¡ya mejor por qué no nos metemos a un convento! Pan, agua, nada de tabaco, nada de alcohol porque nos da ganas de fumar, nada de fiestas porque nos tientan los fumadores, nada de noches tórridas ¡¿qué más quierne de mí?!
Es como el ceunto de la receta para vivir cien años. Que con esta receta, si no son cien...lo van a parecer.

Lanena dijo...

¿Y esta de dónde ha salido? ehhhhhhh....

Mafi dijo...

Mi menú de hoy:
Desayuno: macedonia de frutas
MM: 1 manzana
Comida-cena (porque comí tardísimo hoy): berenjenas al horno con salsa de tomate, queso gratinado y aparte, roastbeef.... ¡¡¡más rico!!!!
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡TOWAAAANDAAAA!!!!!

Auriga dijo...

Tú, Gabriela, no te me andes con tonterías y rabietas que te quitamos la manzana de media mañana y el queso gratinado.
Aiiins, si es que les das así y se cogen así...

Brujilla dijo...

Me he perdido...lo de "no vale" harina ¿era apartir de hoy o del próximo domingo? Espero que no fuese para hoy porque llego tarde.
Me parece que las croquetas de mi madre tenían harina, el pan del pueblo me da que también, la tarta del cumpleaños de mi cuñada...me parece que algo de harina, aparte de nata, debía de llevar...di que luego lo he diluido con un gin-tonic.
Ganas me dan de hacer la dieta que nos aconseja el Auri¡¡¡

Gabriela dijo...

No, Auriga ¡noooooo!
Jja. Me divierto mucho con ustedes, muchachos.

Bien, acá pasamos nomás, el domingo sin harinas, lo que constituyó un doble esfuerzo, porque ecá en casa los domingos se come pasta ...¿y adivinen quién amasa! Fue un poco cruel preparar todo y ni un bocado, pero ni lo mencioné, porque la familia está un poco cansada de mis decisiones en pos de una mejor calidad de vida. Los dejo sin pasta dominguera y me mandan a la Siberia...JJA. Vemos mañanas si consigo ordenarme para las cinco comidas, aunque con la manzana que me quitó Auriga, me qeudan....¿cuatro?

Auriga dijo...

Pues mira, Gabriela. Tu familia ha dado una idea muy sugerente que aplicada a todas vosotras os ponía como sílfides. Una marcha al trote de todas a Siberia, ida y vuelta, y mano de santo.

Y en el camino ni un cigarrillo, y mira, un par de meses de abstinencia más que os apuntabais.

Si es que entre todos no hacemos más que daros facilidades...

Auriga dijo...

Lo aviso

Donde no hay harina, todo es mohína

...y el que avisa...

Auriga dijo...

Presento el nuevo régimen para no engordar ni notar el mono del tabaco mientras dejamos de fumar.

Por todos es conocido el proceso que se produce al dejar de fumar: ausencia de nicotina, síndrome de abstinencia, ansiedad, ganas de comerse por los pies lo primero que pille.
Utilicemos pues en nuestro tratamiento, el sentido inverso, vayamos contra corriente. Luchemos.
Primero nos ponemos ciegos a zampar vaciando la nevera de todo componente no plástico.
Inmediatamente y en plena digestión se produce una terrible ansiedad, en especial si nos hemos subido a la báscula y vemos que pesamos bastante más que la nevera.
El siguiente paso en el proceso inverso es meternos nicotina para el cuerpo, con lo cual quedaríamos en el estado inicial preparándonos para el cáncer del pulmón, pero sin problema alguno.
Pues bien, ahora viene el paso más importante.
Todos sabemos que la nicotina, agfkfffdggg qué asco que vomito, se extrae de la planta del tabaco llamada nicotinae tabacum (no se esforzaron mucho para ponerle el nombre, no). Pues ya está, todo consiste en buscar la susodicha planta.
Para ello colóquese el chándal fucsia horrible ese que se compró para ir a las barbacoas y salga a la calle buscando primero el extrarradio; si no lo encuentra, pregunte a un guardia.
Una vez en él se pone al trote largo llanos y cerros arriba, busca que te buscarás la nicotinae tabacum. ¿Que no la encuentra aquí?, pues se va para allá; ¿que allá tampoco?, pues más para allá; hasta acullá si es preciso. Pero trotando con denuedo e inasequible al desaliento. No desista en el trote.

La planta del tabaco es muy fácil de reconocer, tiene hojas y es verde como las lechugas, pero con un sabor un poco más amargo, por lo que no es recomendable en ensaladas. Con estos datos y una foto de su tía Felisa con un tiesto de la planta en el regazo, busque y rebusque por todo el campo como un cerdo hocicando trufas (valga la comparación). No la encontrará, pero habrá perdido cuarenta kilos y se puede llevar para casa unas cuantas picaduras de bichos y unas margaritas silvestres para un florero.

Y al día siguiente, otra vez...

Brujilla dijo...

Me da vergüenza asomarme por esta entrada, con la semanita que llevo, pero como dicen que "quien tiene vergüenza, ni come ni almuerza" y con el hambre que estoy pasando estos días...pos como pa no comer o almorzar¡¡¡¡
Rectifico: hambre...lo que se dice hambre no estoy pasando porque esta semana no me privo de nada.

Me recuerdo a los que recaen en el tabaco, actuo de la misma manera, engañándome a mi misma, pero con la comida.
El viernes tuve un disgusto y ya a comer sin ton ni son, como si por comer fuese a solucionar algo...que asco me doy.

Auri, he empezado a seguir tu dieta. La nevera ya está vacía. ¿No se puede cambiar la planta por otra similar? Es que mis vecinos tienen un par que también tienen hojas y son verdes, lo que pasa que no es nicotinae tabacum, es marijuana pero como también son fumables...pues digo yo que igual sirven ¿no? Si total, 40kg tampoco quiero perder...

Auriga dijo...

Vale, brujilla, el proceso es similar; pero vaciar la nevera no es una adicción, puesto que lo que te metes para el cuerpo no actúa sobre el sistema nervioso ni esas cosas tan científicas, actúa directamente sobre el hígado y los riñones y sobre el desarrollo horizontal del organismo.

La ansiedad tiene diversas formas de calmarse. Para algunos consiste en comer. Sin embargo, no es la única forma, subir y bajar siete veces un cerro es otro sistema, pero mucho más incómodo.
Como con el tabaco, tienes que llegar a la convicción de que tú realmente no tienes necesidad alguna de comer, y que la sensación de hambre no es sino el resultado físico que te produce la ansiedad.

Te contaré que en mi caso la ansiedad siempre me ha producido anorexia absoluta, y si tú sufres viendo como te ensanchas, piensa en cómo las paso yo viendome perder kilos, y como los niños pequeños haciendo la bola en la boca con la comida sin ser capaz de tragar.
Como ves, tú por lo menos consigues calmar durante un rato la ansiedad con una senasción momentáneamente placentera. Pues ya que tienes esa suerte, dosifícala un poquito y utiliza también otros métodos. Compadécete de los ansioso-anoréxicos.

PS. Darse asco por comer sin tino también produce ansiedad y provoca volver a comer sin tino. Evita los círculos viciosos que muchas veces provocamos nosotros mismos para justificar nuestros actos.

La Taberna Fantasma dijo...

Os dejo un vínculo interesante a este respecto. Atención a "la tendencia a almacenar grasa corporal se atribuye a la ralentización del metabolismo debido a la desaparición de la nicotina de la dieta, dado que ésta, al igual que la cafeína, tiene la capacidad de aumentar ligeramente la velocidad del metabolismo".

http://www.eufic.org/article/es/salud-estilo-de-vida/dieta-control-peso/artid/tabaquismo-aumento-de-peso/

Sigo a la búsqueda de soluciones para los ansioso-anoréxicos. Pero de mi propia cosecha te digo, Auri, que los alimentos naturales recién hechos están muuuuuucho más ricos y apetecen más que los comistrajos precocinados (vamos, que en mi casa eso no entra).

Berto dijo...

Ya estamos con las cosas naturales. A ver la cicuta, también es natural y resulta mucho menos digestiva que una lasaña ultracongelada.

La Taberna Fantasma dijo...

Ale, pues sigue con los comistrajos, sigue.

Brujilla dijo...

Lo más gracioso de todo, Auri, es que la ansiedad no se me calma comiendo, ni siquiera 2 minutos. La ansiedad sólo se me pasa si me tomo un ansiolítico pero evito tomarmelos a toda costa, tengo que estar muy apurada y es que me dejan grogui perdida.

Pensando en ello, de vez en cuando pienso, he llegado a la conclusión de que tal vez no estoy intentando calmar mi ansiedad comiendo sino que me estoy autoengañando sintiéndome culpable por comer para no enfrentarme a los verdaderos motivos que me causan la ansiedad. No sé si me he explicado...yo me he entendido, ehh¡¡

Pufff, en fin, casi mejor es no pensar, así todo resulta más sencillo.

Berto dijo...

Comistrajos... qué palabra tan fea.
Manjares precocinados. Yo me imagino cuando los como a una linda señorita con una cofia con puntillas que sonríe mientras coloca los alimentos tan primorosamente cocinados en la bandejita de alumnino.

Auriga dijo...

Comistrajo. (De conmisto).1. m. coloq. Mezcla irregular y extravagante de alimentos.

Querida Lataber, según eso, me encantan los comistrajos. Y según eso también una paella valenciana es el comistrajo por antonomasia.

Pero aún recuerdo –estando mis hijos en esa edad temprana en que los niños se niegan a comer lo que tú les das, pero se comen todo lo demás– que mi mujer, perdida la paciencia, colocaba los tres platos y el postre de la comida del momento en la batidora, la ponía a tope sin remordimiento alguno y, seguidamente, se la impartía a los niños a cucharadas limpia con la mirada fulminante y recitando aquello del avión y esta para papá y tal... Los que presenciábamos aquel acto maternal debíamos retirarnos disimuladamente con el estómago revuelto. ¡Aquello sí que eran comistrajos! Y mira tú que sanotes han salido los niños.

Los platos precocinados son otra cosa. Son más parecidos a la fiambrera que me ponía mi madre con la comida para llevármela al colegio. No se ponía la cofia de encaje de chantillí que dice Roberto, ni ponía un fondo de plástico aséptico, ni la cubría con dos láminas de aluminio resistente al microondas dejando la comida en atmósfera inerte. No, le daba dos sacudidas y agarraba la tapa con dos ganchos que salían de los lados, y hala pal cole que llegas tarde. Y mira lo sanos y hermosos que crecimos todos. ¿Verdad, Berto...? ... Bueno, casi todos...