jueves, 6 de noviembre de 2008

De película

En quince días estaré en Estados Unidos así que supongo que pasaré una temporada sin leeros. Por mí no se preocupen ustedes porque si hay un sitio que no es tentador para fumar es precisamente ese país.

La última vez que estuve allí hacía un frío espantoso. Mi pareja y yo fumábamos muchísimo así que hacíamos turnos y uno se quedaba dentro con las bebidas y el otro salía a temblequear con un cigarro entre los dedos amoratados. Aquel viaje estuve la mitad del tiempo solo y la otra mitad con ganas de fumar.

Podría parecer una tontería pero mis recuerdos de ese viaje son inseparables de la ansiedad que me producía la “ofensiva persecución norteamericana al fumador”, tan enfadado estuve que recuerdo haber dicho al ver a un señor gordísimo comiendo una hamburguesa que por qué no ponían enormes etiquetas a los envases de McDonalds avisando que su uso podría provocar obesidad mórbida. Ahora que lo pienso yo además de fumador soy mezquino.

Recuerdo la felicidad al descubrir en un entreacto de Tosca en el Metropolitan una terraza en la que se permitía salir a fumar con tu copa, disfruté más el tabaco y del champagne que la ópera.
Una noche, en un bar ya cerrado de unos amigos de unos amigos pudimos fumar mientras nos tomábamos la última copa. Qué placer la clandestinidad, como si me hubiera metido en una película de cine negro y estuviera bebiendo durante la ley seca, casi me veía con el traje de rayas y el sombrero flexible.

En una terraza en TriBeCa después de pagar una fortuna por un Cosmopolitan y darle una propina impensable a un camarero se nos permitió un cigarrillo discreto, pero yo ya había tenido mi momento Sexo en Nueva York.

Si, reconozco que mi peliculismo es tan grave como mi adicción al tabaco y ahora que vuelvo sin fumar tengo miedo a ponerme a bailar en plan Fama en la fuente del Lincoln Centre o a comerme un croissant en Tiffanni’s. Pero de algo hay que morir y mira puede ser de vergüenza cuando me detengan, y a mí me gusta hacer ridiculeces y hay gente que las hace y vive hasta los noventa años, pero sobre todo tengo que decir que ser un payaso no daña el esperma ni produce insuficiencia cardíaca, ni cáncer y además es gratis.

17 comentarios:

CLJ dijo...

Bueno Berto, que tengas buen viaje, que lo aproveches para disfrutar de la ópera que no disfrutaste en su momento, que me das una envidiaaaa.... uffff. Como casi no me gusta sabes??
Ya sabes, siempre que tengas ratitos de ocio, disfrutalos y luego cuando vuelvas nos los cuentas, y nos cuentas que tal tu baile a lo fama y tus paramount comedy, y todo lo que te apetezca. Que no se diga que los españolitos no tenemos gracia, sentido del humor y diversión en el cuerpo, hombreeee!!! y además sin apenas vicios jejejeje.

Pues eso, que te esperamos dentro de poquito, que 15 días pasan rápidito (aprovechalosssss), y no te olvides de nosotros eh?? Un beso.

La Lola dijo...

Que bueno 15 dias de viaje, me encanta viajar....Seguro que esta vez lo disfrutarás del todo, porque no tendrás que perder el tiempo y pasar frío buscando dónde fumar.
Que lo pases genial y te esperamos a la vuelta para que cuentes la experiencia de los EEUU sin tabaco.
Un saludito y buen viaje

Auriga dijo...

Leyendo en profundidad tu comentario, envidiado Berto (bueno, leyendo las tres primeras palabras) entiendo que no es que te vayas quince días, sino que te vas dentro de quince días. Por eso no me has dado nada de envidia, porque en quince días te puede pillar cualquier autobús.
Lo sé, para ti sería una pena, pero consuélate porque ya no tendrías ni un solo problema más con el tabaco, ni aquí ni en Niuyor. Y la ópera se la podias oír a María (Callas, porsupu) acompañada por los angelitos.

PS. En el cielo no se fuma.

berto dijo...

¿Quien te dijo que yo iría al cielo?Dejar de fumar no es un sacrificio tan grande como para redimir el resto de mis pecados.
Y si, me voy en menos de quince días pero hoy me dio por pensar en ese viaje sin tabaco y por eso puse la nota, suelo hacer las cosas asi de impulsivamente, por si acaso mañana me atropella el bus de Auriga.
Podeis jurar que no soy envidiable porque debe de hacer cosa de diez años que no tengo unas vacaciones en condiciones, lo más una semanilla. Y todo esto para seguir siendo pobre.
Pero estoy ilusionado imaginándome con una malla amarillo fosforito y unos calentadores a rayas saltando por la quinta avenida.

CLJ dijo...

UISSSSS, es verdad en 15 días más o menos, joer con las prisas madre mía!!! Bueno, pues, por si acaso te pilla antes el bus ese de Auri, así ya sabes que tienes mis mejores deseos y que me das mucha envidia Berto.

Alhuerto dijo...

Bueno Berto, te digo estas frases con las dientes apretás y cara mala ostia cual Isabel Pantoja.
Y es que un viaje Niuyorkiano sería una de mis principales apetencias actuales.
Así que a disfrutarlo se ha dicho. Y si es en plan payasil, mucho mejor, que se disfruta el doble, y sin fumar el triple... te lo dice otro payaso nofumador.

Sosi... queremos fotos con las mallas amarillo fosforito y los calentadores a rayas diciendo Quieres la fama, pero la fama cuesta, pues aquí es donde vas a empezar a pagar con sudor .

Ana Beguería dijo...

Yo nunca he estado en N. York, pero me recuerda mucho a la sensación de desheredada que sentía en Londres como fumadora.

Ingenuos, nosotros nos atrevíamos a preguntar en las cafeterías dónde estaba la zona de fumadores, y recibíamos una amable respuesta por su parte que nos indicaba que no había, una especie de "en la puta calle" pero en inglés.

Lo más sorprendente era que la gente que apagaba sus cigarros en la calle, los aplastaba con el pie, y luego recogía la colilla apagada para tirarla a la papelera.

Si es que otra cosa no, pero limpios son un rato los ingleses.

Eso sí, nada de fumar, pero comer perritos calientes en cualquier sitio. En la ópera, en el autobús o en el museo. Se ve que todavía no han empezado la guerra contra el frankfur

¡¡Diviértete!!

La Taberna Fantasma dijo...

A mí me parece que tu peliculería es genial. Hasta a mí me han entrado ganas de ir... básicamente por lo de Tosca, aynsss... Así se tiró mi contrario todo el viaje en Irlanda, entrando y saliendo a mitad de los conciertos y yo como una reina, abstinente perdida...

Siempre me pregunté cómo serían las instantáneas de los clubs de jazz sin humo, así que trae alguna que echemos un ojo (ahora que se puede ver algo). Diviértete por todxs nosotrxs y mándame tu nueva dirección... (;D)

Auriga dijo...

Noto cierta obsesión por Tosca. Parece como si os encantara verla tirarse parapeto abajo. O Scarpia, avanti a Dio!

Malosssoispordiós.

E lucevan le stelle...ed olezzava la terra... stridea l'uscio dell'orto...

No se yo si suena tan bien en el Metropolitan ataviado con unas mallas fosforito. Prefiero el Tiber

PS Dale recuerdos a Obarak y felicítale de mi parte.

berto dijo...

Esta vez no voy al Metropolitan voy a comer pavo en la celebración del San Güibin.
Y uno debe de ir a ver Tosca siempre que pueda porque es una ópera maldita y siempre pasan cosas muy ridículas que tienen un efecto sorprendente en el dramatismo de la historia. Que se lo digan a Montserrat Caballé cuando le pusieron el colchón en el lado equivocado de la muralla.
Yo vi una en la que la pobre Floria Tosca recogía las narajas y las velas que se habían caído de la mesa mientras cantaba aquello de por qué le mandaba Dios aquel infortunio a ella que había siempre vivido para el arte y el amor. Parecía que se refería a que había terminado de señora de la limpieza. La pobre no pudo evitar que una naranja se fuera al foso y le diera a un violín.

Auriga dijo...

¿Estás seguro, Berto, que dar saltos por la Quinta Avenida con mallas amarillo fosforito no daña el esperma? A vale, que si llevas calentadores, no...

Auriga dijo...

No obstante, por aquello de las toses te pega más la Traviata. Aunque no sé si Violetta fumaba. No claro que no, ya no estaba para fumeques la pobere.

berto dijo...

Anda que no tendría gracia la pobre Violetta con un puraco como la sota de bastos y tosiendo como una condenada mientras Alfredo le canta lo de croce e delicia.
Taberna, tenemos un problema Huston, si te escribo en hotmail me devuelve los mensajes, parece que tú a mi tampoco puedes enviarme y he intentado mandarte por la página de contacto de este blog y resulta que hay que configurar el outlook y creo que lo he hecho mal. Siento escribirte esto aqui pero es que no sé cómo ponerme en contacto contigo. Si eso cuando lo leas mejor lo borras.

La Taberna Fantasma dijo...

Albricias! Menos mal! Hace un montón de tiempo que la condesa tiene el mismo problema y que Moxie te está diciendo que sus emisarios vuelven sin tocar cumbre, que lo sé yo porque me lo dijo ayer delante de un aguardiente. He cambiado de correo, es el mismo pero con extensión live en lugar de hotmail. A ver si hay suerte!

La Taberna Fantasma dijo...

Es verdad que en este contexto le pega más Margarita Gautier pero es que Tosca... aynssss... Si Tosca hubiera fumado puros no nos salvaba del cáncer ni el tato...

Miranda Bornat dijo...

Precisamente esa Margarita Gautier Casaseca era una conocida íntima de mi madre. Asidua del Liceu sí que era, lo que no sabía yo es que cantase ópera con el alias de Tosca. Que digo yo que puestas a aliarse podría haberse aliado un nombre más cool.
Y no fumaba, no. No tenía ese vicio nefando de echar humo. Por ahí no pecaba ella, no. Pecaba por otro sitio, según decía mi madre que le tenía muy calado el percal.
Pero en fin eran otros tiempos...

Miranda Boronat dijo...

Estoooo... Me disculparán pero creo que me he equivocado de bitácora. Y no, no, que va, que va, la Gautier Casaseca una santa, una santa...
ufff, qué sofoco...